El bambú de la “gran hierba salvaje” ha sido considerado como una especie sagrada desde tiempos inmemorables. Su propia naturaleza simboliza crecimiento, gracia, paciencia, fuerza, flexibilidad, resistencia y longevidad, y ha sido tejido no solo física sino, también, metafísicamente sobre los medios de vida de las personas a través de Asia.

El bambú hizo su aparición como un material de construcción durante el periodo Neolítico, el zarzo y el embadurnamiento- una composición tradicional utilizada como material de construcción para muros, en el cual un enrejado de bambú tejido o tiras de madera llamadas zarzo son embadurnadas con un material pegajoso usualmente hecho de una combinación de tierra mojada, arcilla, estiércol y paja.

¿Cómo el bambú está redefiniendo la arquitectura actualmente?- sheet1
Zarzo y embadurnamiento usando bambú

De ser un ingrediente clave para las comidas y ser utilizado para realizar diversas artesanías hasta humildes artefactos domésticos, el bambú establece su versatilidad y capacidad una y otra vez. Existe un gran número de construcciones de bambú en arquitectura alrededor del mundo que han resistido la prueba del tiempo, firmes como una muestra de la resistencia que tiene. Su estructura hueca natural le permite tener un factor de resistencia dos veces más fuerte que la madera sólida y puede ser construido para soportar vientos de más de 170 millas por hora.

“Aquello que se dobla nunca se romperá” y el bambú se muestra como su testimonio. Podemos hacer prácticamente cualquier cosa con el- prensar, moldear, aplanar, cortar, quemar o tallar según la necesidad. Crece extremadamente rápido en comparación a otras maderas, ya que puede crecer hasta 3 pulgadas por día. Aunque usualmente se encuentra en regiones tropicales, las especies de bambú pueden resistir hasta 5 grados Fahrenheit. Esto permite tener diversas oportunidades para explorar y sumergirse profundamente en el abismo del diseño. Es un material disponible (en abundancia) localmente, sustentable, eco amigable y barato convirtiéndolo en ‘eco-nómico’.

Por desgracia, depende de la ‘abundante disponibilidad’ de la naturaleza disminuir el valor de cualquier cosa. El bambú no es excepción. Existe una concepción errónea muy común sobre el bambú que lo degrada como un material barato, y que pinta la edificación de bambú con la idea de “pobre humilde morada”. Es casi siempre considerado como una segunda o tercera opción en términos de ser el principal componente dentro de los materiales de construcción. A su batalla perdida contra el fuego y los insectos, se le suma el repelo de las personas a encontrar soluciones a sus defectos y convertirlo en un material viable para la construcción.

“Estudia la naturaleza, ama la naturaleza, quédate cerca a la naturaleza. Nunca te va a fallar.”-Frank Lloyd Wright y, fiel a estas palabras y leyes de la naturaleza “lo que se siembra, se cosecha”, el bambú de nuevo deja su huella en la arquitectura con más fuerza que nunca. Con el gran proyecto verde alrededor del mundo y la necesidad de picos de sostenibilidad, el bambú ahora se está convirtiendo en un material popular para arquitectos trabajando en proyectos humanitarios en Asia y más allá, debido a su naturaleza sostenible, bajo costo, resistencia y flexibilidad.

Con la resistencia a la compresión del concreto y la resistencia a la tracción del acero, el bambú es un material milagroso, siendo los insectos su debilidad. Estos son defectos simples con soluciones incluso más simples. Con un eficaz tratamiento resistente a los insectos, Hardy, fundador de Ibuku- un estudio de arquitectura que explora formas innovadoras de utilizar bambú para construir casas, hoteles, colegios y espacios para eventos en Bali, Indonesia; argumenta que el bambú es el material ideal para las construcciones. Ella explica que es resistente a los sismos y lo suficientemente liviano para ser transportado de manera fácil. “Es hueco, así que puede ser cargado por un grupo pequeño de hombres o, aparentemente, una mujer”, dijo sonriendo mientras mostraba una imagen de una mujer cargando postes de bambú en un sitio de construcción durante su charla de TED talk. Ibuku es uno de los estudios de arquitectura que empuja al límite y realmente muestra el potencial de este mágico material. Hacen maquetas 3D miniaturas utilizando bambú y la estructura está construida no en base a tecnología de primera, sino cortando el el bambú con el corazón y el alma. Este estudio cree firmemente que un material puede hacer la diferencia y el bambú puede ser el indicado.

¿Cómo el bambú está redefiniendo la arquitectura actualmente?- sheet2
Exterior de la residencia Sharma Springs por Ibuku
¿Cómo el bambú está redefiniendo la arquitectura actualmente?- sheet3
Interior de la residencia Sharma Springs por Ibuku

Las hebras de bambú pueden liberar hasta 35% más de oxígeno que el equivalente de hebras de árboles y puede retener hasta 12 toneladas de dióxido de carbono del aire por hectárea. Puede proteger y disminuir la intensidad de los rayos UV, y es una planta pionera que puede crecer en tierra que, incluso, esté dañada por el pastoreo excesivo y las malas técnicas agrícolas. Su resistencia a la tracción es de 28,000 libras por pulgada cuadrada versus 23,000 libras por pulgada cuadrada del acero. El bambú puede cosecharse entre 3-5 años versus 10-20 años para la mayoría de maderas blandas. Incluso, solo se necesita un novato para reconocer el potencial del bambú y no hay duda que estudios de arquitectura alrededor del mundo han empezado a adoptarlo.

En India, estudios como “Manasaram Architects” se esfuerzan por luchar contra el cambio climático promoviendo el uso de materiales locales que sean naturalmente abundantes, fácilmente renovables y de bajo consumo de energía. Su investigación y progreso en el uso del bambú como un material viable para construcción de edificios es innovador así como rompe con los estereotipos.

¿Cómo el bambú está redefiniendo la arquitectura actualmente?- sheet4
Casa de los Cinco Elementos por Manasaram Architects
¿Cómo el bambú está redefiniendo la arquitectura actualmente?- sheet5
Interior de la casa de los Cinco Elementos por Manasaram Architects

No es un secreto que el bambú es un material digno de construcción, pero aún hay muchas distancias que necesitan ser unidas bambú (juego de palabras previsto). Hay una falta de políticas y estándares para aprovechar este material al máximo y actuar como una guía para los arquitectos y edificaciones que se aventuren de nuevo en su mundo. La disponibilidad y asequibilidad deben estandarizarse, y el desarrollo de habilidades debe promoverse creando conciencia y educando a los ignorantes. Va a ser difícil trepar la montaña, pero la vista definitivamente será espectacular.

En la era del “reparar no reemplazar” luchemos juntos y doblémoslo como el BAMBÚ.

Autora: Akshaya Murali

Traducción: Ana Fuentes Castro

Author

He is currently doing the degree thesis of Architecture at the Central University of Ecuador. Winner of several national and international competitions, participating in countries such as Chile, Argentina, France and Spain. A strategic dreamer who believes in art and science as a tool to achieve a better world.

Write A Comment